El doble efecto que se espera para el dólar bajo un retiro del 10%

Estrategas prevén una caída adicional de la divisa, pero creen que el cuadro institucional elevará el premio por riesgo del peso chileno.

22 julio 2020 | El Mercurio Inversiones

Espere un dólar rumbo a los $750 o incluso más abajo. Eso es lo que están pronosticando un conjunto de estrategas a raíz de la perspectiva de entrada masiva de billetes verdes al país de parte de las AFP, las que venderían miles de millones en esa moneda tras liquidar inversiones internacionales y entregar a los cotizantes hasta el 10% de los fondos que administran. No obstante, surge una segunda lectura y su asociado efecto de “segunda vuelta”: una crisis institucional y política que mantendría el apetito por billetes verdes tras la caída inicial. Por ahora, prima el primero de los efectos: este martes la divisa cayó -$14,1, hasta los $773,3, con el peso viéndose ayudado, además, por un cobre que volvió a acercarse a los US$3 la libra (cerró en US$2,95). 

Entre los que abrieron la discusión con números sobre la mesa se cuenta “LarrainVial”. La firma dijo esperar una venta de posiciones en dólares estadounidenses desde las AFP por entre US$ 6.500 y US$ 7.000 millones, con las gestoras optando por la liquidación de activos internacionales y bonos bancarios, y no por la venta de acciones o bonos corporativos y de Tesorería chilenos. Con ello, la divisa caería a $750.

En el mercado varios coinciden con la previsión. “Efectivamente creemos que las AFP venderán en su mayoría activos en el extranjero, seguido de renta fija local, parcialmente absorbida por el Banco Central de Chile”, dice Daniel Velandia, economista jefe de Credicorp Capital. “La monetización de recursos debería llevar al dólar hacia niveles de $750-755. La moneda ya está descontando algo de eso, conjuntamente con la subida del cobre”, señala. “Ahora bien, los efectos de apreciación serían temporales ante la incertidumbre que viene adelante con el proceso constitucional, por lo que no se descarta que estos niveles sean vistos como oportunidad de compra de dólar”, plantea.

“Todavía no tenemos el monto fino del total a vender por parte de la AFP; lo que sí creemos es que de ese número, tranquilamente el 60% vendría de activos internacionales, y tal vez hasta un 70%”, dice Jaime Achondo, gerente de la mesa de dinero de Fynsa Corredores de Bolsa. “Así que los  $750 son la base, podría ser algo más, lo que sería una oportunidad de compra de todas maneras”, señala.

“Considerando una liquidación importante de dólares en el mercado nacional, los que provendrían de los fondos más riesgosos, el peso podría apreciarse cerca de 8%, con lo cual podríamos ver una paridad cercana a los $730 y $740”, dice Felipe Bravo, gerente de estrategia en Sartor Finance

“Nuestra expectativa es que no se materializaría una caída abrupta y duradera del tipo de cambio local, si no que solo una baja transitoria”, dice Martina Ogaz, economista de EuroAmerica. “Creemos que producto del grave daño institucional que provoca esta reforma, es altamente probable que resurja la demanda, la que podría incluso incluir al Banco Central si es que la paridad baja de sus fundamentos”, señala. “Estimo los $750 como un límite que hoy se alinea a los fundamentos”, indica, aunque mantiene su proyección a seis meses de $810.

Algunos esperan caídas más contenidas. Sergio Godoy, economista y académico de la U. Católica, proyecta “un efecto acotado a los próximos días hasta que se apruebe el proyecto (suponiendo que se aprueba)”, lo que llevaría a la divisa hacia los $760-765, aunque “dependiendo bastante de que la percepción sobre la posibilidad de tener una vacuna para el Covid-19 continúe”. Sin embargo, “hacia el mediano plazo existen riesgos al alza debido al deterioro que esta medida implica para la situación fiscal y la percepción del riesgo país”.

“La dinámica para el peso chileno será incierta y tendrá una alta volatilidad, ya que reconocemos un escenario impulsado por fuertes factores opuestos”, dijo Credicorp Capital en un reporte. Por un lado, “es justo esperar que los fondos de inversión desinviertan más activos líquidos como inversiones extranjeras, generando presión a la baja sobre el dólar/peso a corto plazo, lo que se intensificaría si el precio del cobre continúa aumentando junto con un importante aumento del consumo por única vez debido a la aprobación de la ley”, señala. Por otro lado, “el efecto a más largo plazo en el peso chileno podría ser lo contrario, ya que los retiros de ahorro de pensiones deberían conducir a una prima de riesgo país más alta, tasas de finamiento más altas, menos Inversión Extranjera Directa e inversiones de cartera de no residentes y baja confianza empresarial”. A juicio la firma peruana, esto implicaría un cambio significativo en las reglas del juego y un fuerte deterioro adicional de las cuentas fiscales a largo plazo. “También recuerde que el país enfrentará un plebiscito constitucional el 20 de octubre y la alta incertidumbre relacionada con este proceso tiene el potencial de mantener al peso bajo presión frente a otras monedas”, dice la firma. Espera que el dólar se sitúe en torno a $800 a fin de año, para bajar a $760 a fines de 2021.

Algunos esperan una caída del dólar en el corto plazo independiente del potencial retiro del 10%. “El fundamento está indicando un dólar más débil, porque EE.UU. va a tener que seguir emitiendo harto dinero y eso va a llevar a un mayor déficit, por lo que el mercado se va a alejar un poco del dólar”, dice Arturo Curtze, analista senior en Alfredo Cruz y Cía. “Además, acaba de salir el plan de emergencia de Europa, lo que le va a dar más estabilidad al continente y eso podría fortalecer el euro a corto plazo. Así, pese a que estemos impulsando políticas poco ortodoxas, más bien torpes, igualmente veríamos una baja en el dólar, ya que además tenemos un cobre fuerte”. Cree que la moneda podría dirigirse hacia el rango de $758-740. “En ausencia del ruido local político, el dólar debería estar cerca de $680, pero tenemos un escenario complejo en términos de la administración política de este país”. 

El riesgo político está demarcando el ritmo de las negociaciones cambiarias, dicen en el mercado. “Sin lugar a dudas el tipo de cambio podría estar hoy día en $720-730, solamente haciendo correlaciones con otras monedas “commodity”, dice Eduardo Orpis, gestor de divisas en Gemines Consultores. “No obstante, en el mercado se están haciendo segundas lecturas, como que se buscaría aniquilar a las AFP. Los fundamentos siguen sustentado una caída del dólar, la que podría ser exacerbada por esta expectativa de retiro desde las AFP, pero hay varias atenuantes, como el riesgo político, un Congreso que está llevando las reformas adelante, y en ese escenario la gente se pone cautelosa”. Dice, además, que el Banco Central podría salir a comprar dólares para recomponer sus reservas tras en caso de que éste baje mucho.

“No creo que siga cayendo mucho más allá de $770 porque el tema del 10% presenta un nuevo escenario de inestabilidad política y social”, asegura Fernando Montalva, estratega en EFG.