Ejecutivo de Sartor realiza la primera apuesta chilena en una SPAC

Miguel León, presidente de la AGF del grupo, es el primer nacional en participar de la creación de estas firmas que abren un camino exprés para cotizar en NYSE y cuya popularidad ha explotado en los últimos meses.

15 febrero 2021 | El Mercurio

Dice que es el primer chileno en sumarse a la nueva tendencia de Wall Street. Miguel León, quien asumió en diciembre como presidente de la gestora de fondos de Sartor, creó una SPAC, el acrónimo para Special Purpose Acquisition Company y que se traduce como compañía con propósito especial de adquisición. Se trata de un mecanismo exprés para lanzar firmas en la Bolsa de Nueva York, ahorrándose los costos y la burocracia asociada a los tradicionales IPO. Para ello, el ejecutivo, director de AtlasBank Panamá y ex integrante del directorio de Tanner Asset Management, levantó personalmente hace unos días esta compañía, junto a dos socios estadounidenses, por US$ 175 millones en Wall Street.

“Las SPAC se pusieron más de moda en los últimos dos a tres años, y en particular se pusieron muy activos en el año 2020 producto de lasbajas de las tasas, de la pandemia, de las bajas en las valoraciones de las compañías”, dice Miguel León. “Soy el primer chileno en formar parte de un equipo que creó un SPAC”.

Las compañías SPAC han sido tema de debate en el último tiempo. Estas firmas toman fondos de inversionistas con la finalidad de adquirir una empresa en el futuro. Por ello, se han comparado con un cheque en blanco, lo que preocupa en medio del boom bursátil que protagoniza el mayor mercado accionario del mundo. La SPAC es la compañía que sale a cotizar en bolsa y con ello, la empresa que adquiera en el futuro sale a la bolsa, sin mayores complicaciones y en menos tiempo. En 2020 empezaron a cotizar 248 compañías de este tipo y recaudaron más de US$ 80.000 millones.

Solo en lo que va de 2021, las SPAC han levantado US$ 38.100 millones, el doble de lo que se ha hecho en IPO.

Muchas de esas SPAC, tal como ocurre con la creada por León, debe buscar una empresa para adquirir o con la cual fusionarse para luego crecer con ella en la bolsa, que es el objetivo del negocio.

“Estamos en la búsqueda de empresas innovadoras del mundo fintech, es decir que tengan modelos que combinan la tecnología y las finanzas, que esté ubicada en Estados Unidos o Latinoamérica de preferencia, para adquirirla en los próximos 18 meses”, dice León.

Entre las compañías que están en el objetivo de compra de su SPAC, a la que llamó Quantum FinTech Acquisition Corp, se encuentran aquellas que participan en blockchain, sistemas de pagos, broker y bancos digitales, entre otros modelos de negocios innovadores del mundo financiero. El foco de compra son empresas que tengan un valor entre US$ 400 millones hasta US$ 800 millones.

Dice que a diferencia del private equity, donde un portfolio manager se encarga de coleccionar un grupo de empresas basado en ciertas características y tesis de inversión, el SPAC es más eficiente, pues son distintos grupos de expertos en determinadas áreas. “Una IPO (Oferta Pública de Venta, por su sigla en español) en una compañía tradicional puede demorar entre tres a cinco años en preparar una empresas para que pueda salir al mercado. A través de un SPAC el proceso es mucho más corto, porque al fusionar la estructura de la empresa adquirida con la del SPAC, la compañía queda automáticamente listada en bolsa”.

“Creo que el SPAC, es una clase de activo que se va a consolidar y que, por lo tanto, va a ser gestionada e incorporada a los portafolios de los fondos de inversión en el mundo”, dice, por ello, no descarta que próximamente pueda ser uno de los nuevos focos de inversión de la AGF que encabeza.

LA DIGITALIZACIÓN DE SARTOR

León asumió en diciembre la presidencia del directorio de la AGF de Sartor, dedicada a la inversión en activos alternativos, con el desafío de liderar la agenda digital en 2021. Un proyecto que les permita llegar a nuevos clientes y regiones. “Los jóvenes tiene una forma de acceder y de administrar sus inversiones. Para efectos prácticos mi generación es totalmente old fashion, respecto de cómo nos relacionamos con el mercado financiero”, dice el ejecutivo.

“Los jóvenes que han empezado a adquirir patrimonio, los millennials principalmente, que además van a heredar una gran cantidad de patrimonio, van a tener una manera distinta de gestionar su inversión y nuestro desafío es adaptarnos a esa demanda”, agrega.

Esta agenda digital pronto iniciará la marcha blanca de dos plataformas. Una de ellas está orientada a pequeños inversionistas, con el objetivo de permitir transacciones vía digital, la segunda está dirigida a empresas, especialmente del segmento pyme, para que puedan obtener créditos y servicios. Estas plataformas se encontrarían operativas durante el primer semestre del año.

“Ya no es viable instalar sucursales en cada una de las geografías donde se tiene presencia, más bien hay que crear una plataforma diferenciada para cada tipo de mercado y para cada tipo de potencial público”, dice.

El objetivo es materializar la meta de crecimiento de la firma, 30% anual en activos administrados. Actualmente la firma totaliza US$ 250 millones bajo administración.

Este proceso de digitalización será la vía para que la AGF pueda ir penetrando cada vez más en la región. “Ya partimos con Perú, y nos interesa también Colombia en el cortísimo plazo. Luego iremos mirando el resto de los mercados”, comenta.

“Hemos logrado identificar activos alternativos que, en general, no estaban disponibles en el mercado y ponerlos a disposición del público, inicialmente, del público más sofisticado, inversionistas institucionales, family offices y alto patrimonio”, dice. Y añade que “la incorporación de las tecnologías nos permitirá llegar a cada persona que quiera invertir, independiente de la geografía”.