Sartor entra a la industria FinTech y crea plataforma de inversiones para millennials

El socio y director ejecutivo de la firma, Pedro Pablo Larraín, cuenta los planes de "Sartor+", que ofrecerá inversiones alternativas como deuda privada con un monto mínimo de $ 10.000.

02 julio 2021 | Diario Financiero

Sartor Finance Group sigue metiendo ruido en la industria. Al fondo de inversión que levantaron para tomar el control de la sociedad anónima Azul Azul, ahora se suma un nuevo negocio: el ingreso a la industria FinTech.

Con casi una década de trayectoria en el mercado de activos alternativos y más de US$ 500 millones bajo administración, la firma creó la primera plataforma de inversiones de activos alternativos para millennials en Chile, que fue bautizada con el nombre de Sartor+.

El socio y director ejecutivo de Sartor, Pedro Pablo Larraín, detalla al nuevo "Espacio FinTech" creado por DF que "estamos presentando una plataforma tecnológica que acerca a las personas y a las nuevas generaciones al mundo de los activos alternativos. Éstos siempre han estado al alcance de los grandes fondos de inversión, familias de alto patrimonio y fondos de pensiones. La idea es acercarlos, porque los activos alternativos potencian el crecimiento de los países y el desarrollo de las regiones".

El objetivo es llegar a un público retail, especialmente a las nuevas generaciones de inversionistas. "Es un camino muy interesante de poder cubrir y llegar a ese tipo de cliente, ya que no solo le interesan los activos tradicionales, sino que están mucho más llanos a tener activos de deuda privada, infraestructura, de deporte, etc. Hay un cambio cultural en las inversiones y hay que prepararse hacia adelante sobre lo que viene", afirma.

El objetivo de la compañía es llegar a un público retail, especialmente a las nuevas generaciones de inversionistas. Para comenzar, las personas pueden invertir desde $ 10.000 en los fondos de Sartor, de acuerdo con su perfil de riesgo.

Recalca que "no se trata de lanzar una plataforma por lanzarla, sino que somos la primera plataforma tecnológica de activos alternativos que sale al mercado a nivel nacional y creemos que eso va a marcar una tendencia a futuro".

Larraín asegura que Sartor no se considera una firma tradicional del sector financiero. "Nosotros venimos hacer un complemento y no hemos sentido no tan tradicionales, sino que más bien disruptivos. Cuando partimos nos dijeron que no iba a prender".

La firma arrancó sus operaciones en 2012 con el financiamiento de facturas y deuda privada, un negocio incipiente para el mercado de capitales en ese momento.

"Me acuerdo que algunas firmas de inversiones tradicionales nos trataron de locos. Pero cuando fue una tendencia, sobre todo en Europa y Estados Unidos -y que ahora con lo que ha sucedido con las tasas de interés y con las restricciones bancarias- se va abriendo un nicho para la desintermediación financiera. De alguna forma tenemos la claridad que para el riesgo de una cartera de inversión es interesante", dice.

Los desafíos

Sartor invirtió más de US$ 250 mil en tecnología para automatizar los procesos de la plataforma para que "el proceso sea lo más expedito posible y los tiempos de enrolarse sean rápido, cortos y claros".

Asimismo, armaron un equipo especial a cargo de Sartor+ que es liderado por Macarena González, que previamente se había desempeñado en LarrainVial.

Las metas de Sartor+ son ambiciosas: "Nuestro gran objetivo es internacionalizar la plataforma y en el corto plazo es poder llegar a un porcentaje de clientes inversionistas de este tipo de plataformas a algo que sea importante. Creemos que ojalá podamos este año abarcar un casi 10% de ese público".

En la hoja de ruta está llegar en 2022 a Perú junto con los fondos internacionales que ha desarrollado la compañía.

Incluso, podrían ir más allá del vecino país. Sostiene que si bien "hacia finales 2022 queremos es tener esta misma plataforma de la mano de los fondos internacionales de deuda privada que hemos ido creando y que de alguna manera pueda ser una instancia para poderla llevar a otras partes de la región en donde estamos, como por ejemplo en Perú en donde ya tenemos fondos internacionales puntuales".

Consultado Larraín si tienen pensado adquirir alguna FinTech, señala que "no lo hemos descartado pero lo que sí creemos que tenemos la potencialidad en el mercado local de avanzar en nuestra propia FinTech. Lo que sí en la parte internacional, es buscar alianzas que nos permitan de alguna manera adquirir alguna FinTech que nos ayude hacer un crecimiento inorgánico".

Perspectivas de la industria

Sobre la posibilidad de ofrecer APV a través de la plataforma y de los fondos de inversión que posee, precisa que actualmente la regulación no permite que este tipo de instrumentos pueda tener serie de APV, por lo que considera que "el mercado debería tener un cambio porque llegó un mundo que está por quedarse y crecer".

Larraín destaca el desarrollo de la industria FinTech que ha tenido el país en el último tiempo y resalta los aumentos de capital recientes que han cerrado Fintual y Betterfly.

Según el ejecutivo, "este mercado demuestra madurez y es algo interesante porque no se da en todos los países. Creo que deberíamos seguir potenciando como país. Ojalá no sea cosas puntuales sino que se vaya generando una política del mundo privado de potenciar a la industria FinTech y sus emprendimientos. Las FinTech democratizan las finanzas".

Próxima a la presentación de la Ley FinTech que hará el Ministerio de Hacienda, Larraín resalta los pilares que estableció la Comisión para el Mercado Financiero en el anteproyecto que publicó puesto que "son adecuados para poder un match entre la regulación de lo que será la Ley FinTech y lo que regula a las administradoras generales de fondos. Se produce un producto robusto a la seguridad que requieren los inversionistas".