Reserva Federal aplica mayor alza de tasas en 28 años: mercados reaccionan con cautela

Análisis de Crisitán Araya M, gerente de Estrategia de Sartor

15 junio 2022 | Sartor

Desde la llamada era Greenspan que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) no aplicaba un alza tan fuerte como la de hoy. Es así como tras subir en 75 puntos básicos la tasa de interés -incremento que no se veía desde 1994-, la tasa rectora norteamericana se ubicó en un rango de 1,5% y 1,75%, versus el previo de 0,75% y 1%. 

Esto constituye un escenario moderadamente agresivo, lo que se traduce en un efecto adverso para las acciones, positivo para el dólar y moderadamente negativo para el oro y la renta fija.

¿Cómo reaccionaron los mercados? Cautelosos. Las tasas de los bonos del Tesoro americano (libre de riesgo), registraron una mayor volatilidad, con subidas acotadas al menos inicialmente. Las acciones, por su parte, devolvieron parte de las ganancias de la jornada, mientras que el dólar norteamericano se robusteció comparado con sus pares en el margen, pero también de forma acotada.

¿Qué podemos esperar? De acuerdo con las proyecciones de los miembros del comité, se puede estimar que hacia fines del 2022 la tasa de interés debería ser de 3,4%, lo que implica subir 175 puntos básicos más este año. El tono de la decisión se aprecia en la fuerte convicción de devolver la inflación al 2%. Para 2023, se estima que llegue a 3,8%.

¿Dónde invertir? Dadas las acotadas reacciones que observamos, posiblemente debido a que este escenario ya había sido internalizado en jornadas previas, los sectores de valor en acciones siguen con su mayor atractivo (bancos, consumo estable y salud). 

En Renta Fija nuestra recomendación es mantenerse neutrales, bajando el riesgo y buscando posicionarse en deuda con “señoriaje”, es decir, ser los primeros en la lista de pagos; mientras que, por otro lado, nos parece razonable alejarse de los plazos largos. 

En Chile, vemos que la UF sigue siendo atractiva y, al igual que en la renta fija extranjera, los plazos bajo 3 años son recomendables. El dólar, por su parte, continuaría resiliente, inhibiendo una apreciación agresiva del peso chileno.